Las cintas de enmascarar, “masking tape”, están fabricadas con papel delgado y fácil de romper. Se caracterizan por su facilidad de despegue sin dejar residuos o dañar la superficie a la que es aplicada.

Pueden utilizarse tanto para uso profesional (sector automotriz y línea blanca), como doméstico (carpintería, papelería y pinturería). sellan materiales de acuerdo con las necesidades del cliente.

La versión profesional de las cintas apunta especialmente a las terminales automotrices, ya que, debido a la composición química del adhesivo, resiste el calor intenso y no deja ningún tipo de residuo sobre la pintura del automóvil o autoparte.

En cambio, la “masking tape” de uso general está diseñada para el uso cotidiano, pero también para la carpintería, papelería, pinturería y la producción de electrodomésticos de línea blanca, entre otros.

En el caso de los productos de línea blanca, la función principal de la cinta es la de sostener las partes de plástico del electrodoméstico mientras son selladas, protegiendo las mismas contra cualquier daño o raspado.